Alquimia.

Ya reconozco el idioma de las cosas,

el sonido trepidante en ascenso,

las gardenias rosas.

 

El lado oscuro de la propia cara que camina oculta y devela el foco limítrofe entre la espada

y la sangre marchita debajo de su regazo.

Ya no hay nada nuevo bajo el sol excepto lluvia.

 

La línea continua ha dibujado constelaciones primarias,

ojos fulgurantes de plata, nubes,

humos cristalinos de aurora. Al final final: el oro, material multiforme de segmentos constituyentes del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s